¿Son necesarios los experimentos con animales?

1476369974_365547_1476370987_album_normal

El psicólogo norteamericano Martin Seligman, en su famoso libro sobre la indefensión adquirida, afirma que todo científico antes de emprender un experimento con un animal debería hacerse la siguiente pregunta: ¿es probable que el dolor y la privación que va a sufrir este animal sean suficientemente compensados por su contribución al alivio del dolor y sufrimiento humanos? Si la respuesta es afirmativa (aunque dicha probabilidad sea baja), el experimento está justificado. En caso contrario, habría que abandonar el experimento.

Lo primero que habría que considerar es si, de hecho, los científicos se formulan esa pregunta antes de comenzar un experimento con animales. En segundo lugar, Seligman, atribuye, sin más, una sensibilidad moral especial a los científicos para responder con honestidad (acertadamente) a dicha pregunta; lo cual, es mucho suponer.  Tal vez, la pregunta debería ser otra: ¿Existe una alternativa sin animales a este experimento? Una pregunta que no tiene por qué ser contestada individualmente por ningún científico sino por un comité o grupo de expertos (no solo científicos) suficientemente informado. Saber más

Anuncios

MUJER LEYENDO EN UN BASURERO

mujer-de-kenia-leyendo-en-basurero

Fotógrafo: Micah Albert. Vertedero de Dandora, Nairobi, Kenia 2012. World Press Photo. “Me da algo que hacer durante el día además de recoger basura”, afirmó la protagonista.

En el centro, sentada sobre la basura que recoge diariamente y que la ayuda a mantener a su familia, una mujer hojea lo que parece ser una revista. El fondo grisáceo provocado por la tormenta, los desechos que limitan su horizonte en un vertedero que suponemos maloliente, envuelven mágica y sorprendentemente a una mujer tranquila que se entretiene buceando a través de un libro en un mundo que seguramente solo puede apreciar de lejos aunque esté a su lado. Quizás está viendo fotografías de casas limpias y decoradas a la moda o quizás sea un libro de viajes con lugares exóticos. Ella podría ser cualquiera de nosotras en una consulta médica o en salón de nuestra casa, pero la basura omnipresente nos recuerda que su mundo no es tan sencillo y pulcro como el nuestro. Sin embargo ella parece valorar lo que los demás desperdiciamos y de hecho vive de ello. El contraste entre la serenidad y atención de la protagonista en su lectura, su inmensa dignidad, incluso su complacencia, por un lado, y la suciedad de su ropa, las bolsas de plástico, los papeles o las telas hechas jirones, muestra las contradicciones de nuestro mundo. Ninguno de nosotros descansaría en un paisaje como ese, sin embargo, ella se muestra como un ser humano cualquiera que decide tomarse un respiro en una vida que injustamente le ha tocado vivir.                                                  Rosa Molina Caro

 

Un nanorobot socrático

NicholNicholas Negroponteas Negroponte, fundador del Mit Lab, habla de la posibilidad cercana de conocer nuestro cerebro desde dentro a través de nanorobots introducidos en del torrente sanguíneo. Estos podrían provocar ciertos cambios en nuestras neuronas que se traducirían en nuevos conocimientos. En un futuro, resolver complejos problemas matemáticos, aprender idiomas, etc. será posible simplemente tomándose una pastilla. Saber más

¿Alguien tiene la llave de la realidad?

cerradura

El pragmatismo o instrumentalismo científico reemplaza la verdad por método, lo que garantiza la objetividad científica; la verdad es lo que el método científico establece.  Un instrumentalista es un antirrealista respecto a las teorías científicas que afirma que éstas no son más que herramientas para organizar la descripción de los fenómenos y hacer inferencias; de otra forma, el componente teórico de la ciencia no describe la realidad y las teorías se consideran sólo instrumentos útiles destinados a relacionar un conjunto de observaciones con otras.
Las posiciones pragmatistas, funcionalistas o instrumentalistas, se caracterizan por considerar la ciencia un instrumento cuyo objetivo es producir teorías capaces de superar contrastes empíricos más exigentes, lo que las hace más fiables. Las mejores teorías son las que han superado pruebas más fuertes y son útiles como guías fiables para conseguir los objetivos de la ciencia. La ciencia es un conocimiento sobre el mundo de naturaleza funcional, cuyo rechazo o sostenimiento viene determinado por la fecundidad en su descripción. El pragmatismo distingue los objetos reales del mundo y los teóricos (idealizaciones) de la ciencia, que describen a los otros. En definitiva, la vieja distinción entre la ser y la apariencia.